Por Soraya Rodríguez Ramos

InicioInformesLos efectos del cambio climático en los derechos humanos

Los efectos del cambio climático en los derechos humanos

Análisis del Informe del Parlamento Europeo “Los efectos del cambio climático y el papel de los defensores del medio ambiente al respecto”.

El impacto del cambio climático y la continua degradación ambiental sobre los recursos de agua dulce, los ecosistemas y los medios de subsistencia de las comunidades están afectando negativamente el disfrute efectivo de los derechos humanos: el derecho a la vida; a la seguridad alimentaria, el agua potable y el saneamiento; a la salud, a la vivienda, al trabajo y desarrollo. Las restricciones y confinamientos por el COVID-19 han reducido la transparencia y el monitoreo de las violaciones de derechos humanos. También han intensificado la intimidación política y la vigilancia digital, al tiempo que han limitado el acceso a la justicia y las capacidades de los defensores ambientales, actores locales, comunidades indígenas y otros para participar efectivamente en los procesos de toma de decisiones.

Ante este contexto, la Eurodiputada Soraya Rodríguez ha liderado un ambicioso informe del Parlamento Europeo que condena el aumento del número de asesinatos, ataques difamatorios, actos de persecución, criminalización, encarcelamiento, hostigamiento e intimidación contra los pueblos indígenas, los activistas de derechos humanos ambientales y defensores de la tierra en todo el mundo, y pide que los responsables rindan cuentas. El texto pide, también, el apoyo a todos los defensores de los derechos humanos, en particular a los defensores de los derechos medioambientales y sus representantes legales, y llamar la atención sobre sus casos cuando sea necesario. Subraya, asimismo, la importancia de garantizar que se respete el derecho al consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas, sin coerción, en cualquier acuerdo o proyecto de desarrollo que pueda afectar a las tierras, territorios o bienes naturales.

La Informe del Parlamento Europeo supone, así, un importante avance en la defensa de los derechos humanos en materia climática. Incorpora dos puntos clave: primero, el reconocimiento del vínculo inexorable entre los derechos humanos y el cambio climático. La Unión Europea puede hacer mucho también en su acción exterior para conseguir el reconocimiento del derecho humano a un medio ambiente saludable en el ámbito internacional. Por otro lado, el informe denuncia la violencia contra los defensores del medio ambiente y los derechos humanos. Es necesario dedicar mayores esfuerzos a proteger a los defensores del medio ambiente y los derechos humanos -especialmente, los pueblos indígenas-, garantizar la rendición de cuentas y terminar así con la impunidad. La impunidad es el mayor motor de vulneración de los derechos humanos

Los grandes logros del informe

  • Pide a la UE y a los Estados miembros que adopten un enfoque basado en los derechos humanos para la acción climática.
  • Pide el reconocimiento del derecho a vivir en un ambiente seguro y saludable como un derecho humano para todos.
  • Anima a la UE y a los Estados miembros a trabajar en el reconocimiento del ‘ecocidio’ como un crimen internacional bajo el Estatuto de Roma.
  • Destaca los riesgos de violaciones de los derechos humanos en las cadenas internacionales de suministro de productos básicos y que la mala gestión de la tierra y los recursos naturales está contribuyendo a los conflictos, y pide que se aborde la escasez de agua.
  • Pide la incorporación de la perspectiva de género en el desarrollo sostenible, el comercio, la cooperación, el clima y la acción exterior para garantizar los derechos de las mujeres y las niñas, incluidos los SDSR y su participación en los procesos de toma de decisiones.
  • Pide a la Comisión que aumente la asistencia financiera y técnica para apoyar a terceros países en la integración de los derechos humanos en sus acciones climáticas y que refuerce los mecanismos de denuncia de las instituciones financieras europeas.
  • Pide a la Comisión y a los Estados miembros que cooperen en el desarrollo de un marco internacional para abordar el desplazamiento y la migración inducidos por el clima, así como para aumentar el apoyo a las regiones propensas a los efectos perjudiciales del cambio climático y a las personas desplazadas como resultado.
  • Destaca que las medidas para atajar la crisis sanitaria de la COVID-19 se han utilizado indebidamente para aumentar la violencia y la presión contra los defensores ambientales, y pide la inclusión de los derechos ambientales y la defensa de los defensores ambientales en cualquier respuesta a la pandemia de COVID-19 y en los planes de recuperación económica.
  • Llamados a apoyar y proteger a las personas defensoras de derechos humanos y medio ambiente, con especial atención a los pueblos indígenas, mujeres, periodistas y denunciantes, ya luchar contra la impunidad.
  • Recomienda a los Estados Miembros que aún no lo hayan hecho, que ratifiquen el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales.
  • Pide a la UE que no apoye proyectos que conduzcan, entre otras cosas, a la apropiación ilegal de tierras, la tala y la deforestación; respetar el derecho al consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas.
  • Pide a la UE que promueva una iniciativa a nivel de la ONU para el seguimiento de daños ambientales graves, crisis ambientales graves o situaciones en las que los defensores de los derechos ambientales corren mayor riesgo.
  • Pide medidas efectivas para respetar los derechos humanos al implementar el Acuerdo de París y tomar medidas climáticas.
  • Pide a la Comisión que elabore criterios de elegibilidad para las subvenciones de la UE que permitan a las ONG medioambientales obtener un acceso más inclusivo a los fondos.
  • Pide a la Secretaría de la CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) que desarrolle, junto con las partes de la Convención, un marco legal común para la justicia climática.
  • Pide a los Estados miembros que implementen medidas para, entre otros, prevenir, abordar y remediar los abusos de los derechos humanos, y hacer que las empresas rindan cuentas.
  • Insta a la UE a apoyar las negociaciones en curso para un tratado vinculante de la ONU sobre empresas y derechos humanos para regular las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas comerciales.
  • Subraya la importancia de luchar contra la corrupción a nivel mundial, ya que perjudica el disfrute de los derechos humanos y pide al Consejo y al SEAE que incluyan los delitos relacionados con la corrupción entre los actos punibles en el marco del Régimen Global de Sanciones de Derechos Humanos de la UE, el denominado Régimen Europeo de Ley Magnitsky, para garantizar su rápida adopción e implementación.

Elementos para avanzar en el futuro

El informe es, sin duda un importante avance, un paso adelante en la lucha contra el cambio climático y la apuesta por la sostenibilidad a nivel europeo. La resolución, además, pavimenta el terreno para necesarios avances que deben producirse en el futuro como la necesidad de estudiar la introducción del ‘ecocidio’ como un crimen internacional bajo el Estatuto de Roma. Explorar la posible responsabilidad corporativa ante casos de crímenes ecológicos es también un elemento a desarrollar. La actual coyuntura global también hace necesario que se valore la posibilidad del reconocimiento legal de los refugiados climáticos. Podría, además, ser interesante explorar el posible reconocimiento de la responsabilidad de los estados industrializados ricos y el modelo de crecimiento económico por el cambio climático y el daño ambiental. En definitiva, la resolución no solo es un importante avance sino que además da pie a importantes reflexiones que deben tenerse en cuenta en el futuro.

Soraya Rodríguez Ramos

Mujeres al frente es un espacio de reflexión dirigido por la política y abogada española Soraya Rodríguez Ramos. Desde 2019, es diputada del Parlamento Europeo en la delegación del partido Ciudadanos. Desde su escaño de eurodiputada, desarrolla un intenso trabajo como Portavoz de Derechos Humanos del grupo Renew Europe, así como por la defensa de la igualdad y derechos de las mujeres como titular de la Comisión de Igualdad, y miembro de la Comisión de Medio Ambiente, por su compromiso con el cuidado del planeta y la justicia climática.