Por Soraya Rodríguez Ramos

InicioEntradasEl Parlamento aprueba la primera Directiva europea contra la violencia de género:...

El Parlamento aprueba la primera Directiva europea contra la violencia de género: un paso histórico en la protección las mujeres

La eurodiputada Soraya Rodríguez valora la primera directiva europea contra violencia de género aprobada en el Parlamento y exige su aprobación definitiva en el Consejo

La eurodiputada de Ciudadanos y portavoz de Igualdad, Soraya Rodríguez, ha mostrado su satisfacción por la aprobación de la primera Directiva europea contra la violencia de género en el Parlamento Europeo. El pleno del Parlamento Europeo ha ratificado su posición en relación a esta directiva tras meses de trabajo y debate de enmiendas en las comisiones de Derechos de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género y de Libertades Civiles. 

La Directiva europea contra la violencia de género ha sido recibida con satisfacción. Este hito representa un paso fundamental en la defensa de los derechos de las mujeres y niñas en Europa. El acuerdo final sobre los delitos abordados en la directiva incluye disposiciones clave que fortalecerán la protección de las víctimas y establecerán medidas de prevención más efectivas. Además, se han logrado importantes avances en la inclusión de temas como el acceso al aborto seguro y legal, el apoyo a los huérfanos de violencia de género, la violencia en línea y el enfoque a la protección de las víctimas. 

A continuación, pasamos a analizar con más detalle los aspectos destacados del acuerdo final y su impacto en la lucha contra la violencia de género en Europa:

Ampliación de los delitos cubiertos

Además de los seis delitos propuestos por la Comisión, el acuerdo final ha conseguido agregar nuevos delitos en la Directiva europea contra la violencia de género. Estos incluyen la agresión sexual, la mutilación genital femenina y la de personas intersexuales, la esterilización forzada, el matrimonio forzado y los delitos relacionados con el acoso sexual en el trabajo. Todos ellos se consideran actos que pueden estar cubiertos por la base legal de esta directiva, que incluye la explotación sexual de mujeres y niños. 

Protección contra el ciberacoso

El acuerdo final también aborda el ciberacoso y el ciberacecho, también  una forma específica llamada ciberflashing. Esta práctica consiste en enviar imágenes no solicitadas de genitales a través de las tecnologías de la información y la comunicación con el objetivo de causar daño psicológico. Al cubrir el ciberacoso en el artículo sobre acoso cibernético, la directiva busca abordar esta forma de violencia de género digital que afecta especialmente a las mujeres.

Esta directiva va a ser la primera legislación a nivel de la UE que aborde las formas online de violencia de género, ya que el Convenio de Estambul no aborda este ámbito cada vez más común de la violencia contra las mujeres y niñas. 

Acceso al aborto legal y seguro

Uno de los logros significativos en el acuerdo final es la inclusión de referencias al acceso al aborto  legal y seguro. Estas referencias se encuentran por ejemplo en el artículo que establece los servicios especializados a los que las víctimas de violencia sexual deben tener acceso. A pesar de la presión para limitar el acceso al aborto a la legislación nacional, se logró eliminar esta restricción, garantizando así un acceso más amplio a los servicios de aborto en casos de violación.

Apoyo a las víctimas y medidas de protección

El acuerdo final pone un fuerte énfasis en el apoyo a las víctimas de violencia de género. Se incluye el acceso a asistencia jurídica gratuita y en un idioma comprensible para las víctimas, el uso de medidas electrónicas de supervisión para garantizar la ejecución de las órdenes de restricción y protección, y la consideración de la creación de tribunales y fiscales especializados en violencia de género. Estas medidas fortalecerán la capacidad de las víctimas para buscar justicia y obtener el apoyo necesario.

Enfoque en la prevención y educación

La Directiva europea también destaca la importancia de la prevención y la educación. Se hace referencia a la necesidad de una educación sexual y relacional adecuada a la edad, así como la promoción de servicios especializados para las mujeres y el papel crucial de las organizaciones de mujeres y las ONG en la prevención y apoyo a las víctimas. Estos aspectos son fundamentales para abordar la violencia de género desde sus raíces y fomentar un cambio cultural duradero.

Recopilación de datos más estricta

Otro elemento destacado del acuerdo final es el establecimiento de disposiciones más estrictas en la recopilación de datos. La recopilación de información precisa y detallada sobre casos de violencia de género es esencial para comprender la magnitud del problema y diseñar políticas eficaces. Las medidas más rigurosas en esta área ayudarán a obtener una imagen más completa de la violencia de género y a desarrollar estrategias de prevención más efectivas.

La aprobación de la primera Directiva europea contra la violencia de género representa un hito histórico para las mujeres y niñas en Europa. Esta directiva sienta las bases para un enfoque más sólido y coordinado en la protección de los derechos de las mujeres y la erradicación de la violencia de género en Europa.

Aportaciones de Soraya Rodríguez y el grupo Renew Europe a la Directiva europea de Violencia de Género

Entre las aportaciones clave de Soraya Rodríguez a la directiva se encuentra la inclusión del acceso al aborto legal y seguro sin ninguna limitación en casos de violación, eliminando adiciones como “en línea con la legislación nacional”, en el artículo sobre apoyo a víctimas de violencia sexual/violación. Otros aspectos relevantes como el monitoreo electrónico de los agresores, el control telemático de las medidas de alejamiento y de protección a las víctimas, así como de cumplimiento de penas fueron defendidos por la eurodiputada española. 

La eurodiputada liberal ha introducido también un refuerzo del reconocimiento de los huérfanos de violencia de género en la parte de apoyo a las víctimas, la consideración de creación de tribunales y fiscales especializados en violencia de género en todos los países y el acceso a asistencia jurídica gratuita.

La posición del Parlamento en relación a la directiva, que fue ratificada en el Pleno de julio, ya se encuentra en fase de  negociación con los Estados miembros y la Comisión para su aprobación definitiva y entrada en vigor.  “Ahora esperamos que el Consejo, los Estados miembros, respondan con rapidez y no paralicen este expediente tantos años como han paralizado la aprobación del Convenio de Estambul”, ha afirmado, recordando el bloqueo durante seis años de la ratificación de esta norma internacional por la oposición de la extrema derecha: “Polonia y Hungría, con sus políticas retrógradas en materia de igualdad, han sido los que más han contribuido a bloquear durante seis años el Convenio de Estambul a nivel del Consejo”, ha denunciado la eurodiputada liberal. 

“Las mujeres y niñas sufren una violencia que no se puede permitir en una sociedad democrática, no podemos hablar de derechos humanos, de Estado de Derecho, cuando los derechos de las mujeres y niñas son vulnerados y pisoteados en nuestros países”, ha añadido.

Material audiovisual

Más información

Leer: Violencia contra la mujer: normas más estrictas y apoyo a las víctimas. Noticias del Parlamento Europeo.

Trilogue on violence against women

Galería “Trilogue on violence against women”. Mathieu CUGNOT © European Union 2023 – Source : EP.

Soraya Rodríguez Ramos

Mujeres al frente es un espacio de reflexión dirigido por la política y abogada española Soraya Rodríguez Ramos. Desde 2019, es diputada del Parlamento Europeo en la delegación del partido Ciudadanos. Desde su escaño de eurodiputada, desarrolla un intenso trabajo como Portavoz de Derechos Humanos del grupo Renew Europe, así como por la defensa de la igualdad y derechos de las mujeres como titular de la Comisión de Igualdad, y miembro de la Comisión de Medio Ambiente, por su compromiso con el cuidado del planeta y la justicia climática.